miércoles, 9 de octubre de 2013

NECRÒPOLIS DES PUIG DES MOLINS

NECRÓPOLIS PÚNICA DE PUIG DES MOLINS
La antigua Ebusus fue fundada por Cartago en el año 654 a.C. y éste pequeño monte al lado del de Dalt Vila es tal vez la prueba de historia más antigua de la isla de Ibiza. Curiosamente la prueba de esa vida es precisamente la muerte ya que esta montaña era la gran necrópolis y la otra montaña era donde se desarrollaba la vida. Y como una frontera frágil que conecta una con otra convivían los fenicios y cartagineses con ambas.
Fue en el siglo VII a. C. cuando esto empezó a ser un cementerio. Un espectacular conjunto de hipogeos y una serie de cuevas por las que se accedían a través de aperturas en la roca y que llevaba al lugar donde eran enterrados los contemporáneos cartagineses y que llegó a utilizarse hasta la época romana de la isla.
Estos yacimientos arqueológicos fueron saqueados en el pasado, lo que complicó el estudio de los arqueólogos. Aunque parece ser que en Ibiza (a diferencia de Cádiz) no se encontraban ofrendas de gran valor como joyas sino más bien ofrendas a los muertos de vasijas y otros elementos realizados con barro.  
El número de tumbas en este lugar se estima entre 3.000 y 5.000 ya que muchas quedan todavía por descubrir, de las cuales son visibles ya 340. La importancia de este lugar queda reflejado en el título que la UNESCO concedió a Ibiza de "Patrimonio de la Humanidad" en 1999, aunque en 1977 ya era clasificada como "bien de interés cultural".
La influencia de los dioses cartagineses era poderosa. La palabra Ibosim ó Ebusus vendrían a decir que Ibiza era la isla de Bes (dios egipcio que llegó aquí por cartagineses) se le representa a menudo con objetos musicales, gordito, desenfadado e incluso cabezón... simpático algo bufón e incluso como icono sexual. Pero en contraposición la diosa Tanit era la Señora de Ibiza y más compleja.... El culto a Tanit tenía dos caras. La amable tenía que ver con la luna, la fertilidad, la vida y la felicidad, era diosa del amor y protectora de Ibiza, pero tenía también su lado siniestro, ya que ella también era diosa de la oscuridad, del infierno, de la salud y de la muerte y por tanto era protectora de los difuntos. Tal vez por eso era inevitable que la muerte en Ibiza estuviese tan presente como está en este lugar de "es Puig des molins". Y es que como se dice la muerte forma parte de la vida.