sábado, 8 de junio de 2013

VARADORS DE SES BALANDRES

VARADEROS EN SES BALANDRES
Después de una larga bajada, con alguna dificultad, nos encontramos justo al borde del mar. Un mar claro, y que nos invita a darnos un baño. Una de las cosas que más nos pueden sorprender son el gran número de casetas de pescadores que nos encontramos aquí ya que el camino no debía ser fácil ni sigue siéndolo para los propietarios de pequeñas embarcaciones que deben tener aquí guardadas sus barquitas y sus enseres de pesca.
Algunas debieron ser tiempo atrás casetas que tenían sus railes para las embarcaciones hasta el mar, pero que debido a su nulo uso, éstos raíles se han perdido. Pero tal vez la caseta varadero tiene otros usos como pueden ser los del fin de semana, ya que una atípica chimenea nos podría indicar que puede servir de caseta para pasar algún día y hacer alguna comida.
Unas cuatro casetas están juntas en una especie de varadero grande. Sorprende las casetas laterales al lado de la gran pared del precipicio, que tal vez sirve para guardar enseres como redes y demás artilugios de pesca.
La rocosa zona de la zona baja del precipicio, hace un fuerte contraste con el azul intenso del mar, pero hace juego con el color de roca de "ses margalides" unos roques que están justo frente a nosotros.
Algunas puertas fuertes, denotan el salitre del mar, que las hace parecer algo más rudas y el óxido se extiende por toda la madera.
Algunas casetas sorprenden por su emplazamiento. Esta de arriba es muy curiosa ya que se encuentra inusualmente situada tierra adentro, y además encima se yergue un roque bastante elevado.
Mucho más cerca del mar estas tres casetas que están dentro de un grupo de casetas también resulta curiosa y no debió ser nada fácil su construcción.
En todo caso todos los varaderos de esta zona disfrutan de unas espectaculares vistas, de un color de mar increíble y de un lugar que podría bien ser algo parecido al paraíso.

5 comentarios:

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Bello y curioso reportaje. Expresiones.
Piedra

Ignacio Santana dijo...

Hola, Vicente!!!...pues si, amigo...aquí estoy de nuevo, intentando ponerme al día y visitando los blogs amigos, como el tuyo, para disfrutar de tus últimas aportaciones...como esta fenomenal serie, muy buena!!!

Un gran abrazo!!! ;)

Ignacio Santana dijo...

Oooye...que no es para tanto eso de conducir por la izquierda, bueno...un poco, tardé un par de horas en hacerme con la cosa y...ejem, reventé una rueda de tanto pegarme al bordillo...pero sin problemas.

Al parecer allí están acostumbrados a que los "guiris" rompamos ruedas, por lo que me dijeron en el taller, pero es que las carreteras son bastante malas, sin arcén, estrechitas y...vamos, que no es tan difícil, ja,jajaaaa!!!

Un gran abrazo, Vicente...y gracias, amigo!!! ;)

Vicente B dijo...

MIGUEL BUENO JIMENEZ: Muchas gracias por tu visita. Celebro te haya gustado. Un saludo.

IGNACIO SANTANA: Me alegro de tu vuelta. No puedes quejarte de viajes... eh?, admiro que te atrevas a conducir por la izquierda pero mi experiencia en eso fue nefasta, así que lo evito a toda costa, ja ja. Además como ves siempre ocurre algo aunque sea con las ruedas. Un abrazo muy grande desde el otro archipiélago.

ana cimarra dijo...

Que bonito! Me ha encantado! Precioso sin duda.